¡Sigan, sigan!

Perder tiempo en el fútbol es algo que tenemos demasiado presente. Los jugadores de talla mundial es algo con lo que juegan para “temporizar” los partidos. Cierto es que depende del árbitro gestionar esta pérdida, pero a veces el árbitro tiene una visión distinta.

Ayer por la mañana, los equipos cadetes del CD Pamplona y del CD Ardoi protagonizaron una de esas escenas en las que el colegiado opina de forma distinta a la de los jugadores y termina por primar la deportividad.

Fuente: @alfbrt

La buena fé de los 16 años y el respeto por la salud del rival se juntaron este fin de semana en Navarra. Primó la deportividad y la lógica, algo que en este caso el colegiado se olvidó de aplicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *