Ojalá todos saltasen tanto como Dimitrov

Desgraciadamente la deportividad no es lo habitual. ¿No es ninguna novedad verdad? Pero a veces hay muestras y atisbos que recuperan los verdaderos valores del deporte.

Grigor Dimitrov es desde ayer un sinónimo ya no solo de deportividad sino de solidaridad. La lesión de un compañero o un rival es siempre perjudicial. A nadie le gusta ganar un título o beneficiarse de las desgracias de alguien, y sobre todo si ese podrías ser tú.

El tenista búlgaro con 4-4 en el tercer set, no dudó ni medio segundo en saltar la red para correr a auxiliar a Edmund, su rival. El británico, con las manos en el tobillo, tumbado en el suelo y gritando de dolor fue auxiliado en la misma pista de Brisbane por Dimitrov, quién le llevó pacientemente hasta el banquillo.

Podrías haber perdido el partido Grigor, podrías hasta retirarte del torneo, que gracias ti, no solo el mundo del tenis, sino el deporte en general ha ganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *