Hay que hacer pasillo

Desgraciadamente, el significado de hacer un pasillo ya no es el mismo que el de antaño. Reconocer los éxitos del rival y homenajearlo por ello ha quedado relegado a un signo de humillación y a asociarse con la debilidad, cuando ciertamente es exactamente lo contrario.

Para que hacer un pasillo vuelva a significar lo que debería significar han de ser los más pequeños quienes lo retomen y esto es precisamente lo que ha sucedido este fin de semana.

El Icodense se medía al Matanza Culegas, que buscaba proclamarse campeón del Grupo IV de la Preferente Infantil tinerfeña. Al finalizar el encuentro 2-1 el Matanza se proclamó campeón de liga y Airam Trujillo propuso a sus pupilos (jugadores del Icodense) homenajear a los triunfadores haciéndoles un pasillo y los niños decidieron secundar la sugerencia de su técnico.

La mejor forma de retomar los valores perdidos es que los vuelvan a ganar los más pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *